EDITORIAL DE AGOSTO

| septiembre 2, 2019 | 0 Comments

El Rincón de Guadalupe

Los temas de este verano

Río de Sonora limpio y bonito.

El verano con sus hermosos momentos de la región rural nos lleva de paseo por distintos rumbos y, como edición especial dedicada a ese tema, en este número publicamos algunos inéditos y otros repetidos artículos sobre el Rincón de Guadalupe, espacio de gran valor espiritual y emocional para la grey católica de Sonora. Además, una de las pocas islas del cielo, llamadas así por ser sierras aisladas ricas en biodiversidad y estudiada por científicos que aún siguen documentando la gran base (Maba) de datos de plantas y animales de las montañas que delimitan nuestro desierto y marcan los límites de Sonora y Chihuahua, y también de Arizona y Nuevo México

Con la publicación del tema de El Rincón de Guadalupe deseamos refrescar la memoria de quienes han llenado las ahora arrugadas páginas del grueso libro de visitantes a lo largo de los últimos 60 años y que de alguna manera se conectaron con ese gran espíritu que refleja una obra que habla de un hombre y que sigue siendo un legado para quienes aman y respetan las montañas de Sonora. Sirva también para recordar a los urbanos y a los líderes de la promoción, el turismo y los destinos rurales, que los espacios serranos de Sonora son territorio seguro y que allá arriba se respeta y atiende al forastero, se agradece el buen turismo y su derrama y se comparte todo con quienes llegan en buen plan a recrearse con los atributos naturales, herencias culturales y tradiciones locales.

Es 2019 un año memorable con procesos políticos y de gobierno diferentes y formas de comunicarnos novedosas que nos mantienen alertas recibiendo o siendo parte de una vorágine de comunicación omnidireccional que pocas veces alcanzamos a procesar. Aun así, tratamos de desentramar esa madeja para entresacar las buenas noticias y recalcar su valor que siempre impacta a quienes a veces olvidan que Sonora es un gran estado que tiene de todo y que en su proyección futura tiene oportunidad de alcanzar estadios muy superiores de desarrollo partiendo siempre de esos cimientos de formación colonial inculcada en las grandes familias que formaron los núcleos de la sociedad originada en la gran obra misional y cuya herencia material y espiritual ahí sigue en pie en cada pueblo, en cada rancho y en cada espacio de nuestro Sonora rural.

Hay a lo largo y ancho de nuestro estado rutas que por caminos aledaños a los cauces de ríos forman circuitos de misiones y pueblos llenos de valores y buenas costumbres, el más publicado y anunciado es la Ruta del Río Sonora, que en estos meses se convierte en tema mediático y sensacionalista ocupando titulares y dando pie a las tristes notas que más que suelo y salud, afectaron ánimo e imagen de una región productiva, amable, sana, y con tradiciones valores que sobrepasan cualquier contingencia del hombre o de la naturaleza.

Ahora, a cinco años de ocurrido el accidente ocasionado por una fuga de lixiviado aguas arriba del cauce, los científicos tratan de explicar con datos y cifras, los medios publican y la gente encuentra la forma de hacerse escuchar y se dan las condiciones propias para que se ponga atención en el tema y en muchos otros que por siempre han sido demanda de comunidades, usuarios del agua y gobiernos locales. Hagamos las cosas bien e impulsemos el desarrollo, tenemos lo mejor: gente buena.

Enrique Yescas E.

Publicista-Editor

editor@sonoraes.com

About the Author:

×

Post a Comment